santos-y-tutina-en-putumayo-febrero-de-2017

Por: D´mar Córdoba – Codirector Barca de William Calderón

En las próximas horas el obediente gobierno del presidente Juan Manuel Santos, presentará la Reforma Política y Electoral que deberá tener el visto bueno por parte de Comisión de Seguimiento y Verificación a la Implementación del Acuerdo de Paz, que en otros términos es pedir permiso a las FARC para someter el proyecto al Fast Track en el congreso.

La mencionada reforma que fue discutida con los partidos de la Unidad Nacional, es de una gravedad sin precedentes que termina por entregar el país a la guerrilla de las FARC y sus amigos.

El proyecto plantea, entregarle funciones de Policía Judicial a la autoridad electoral, lo que significa que el Consejo Nacional Electoral donde habrá por lo menos dos magistrados de las FARC, en virtud del acuerdo con la guerrilla, podrán allanar residencias u oficinas, o incluso interceptar teléfonos, para acumular pruebas sin la intervención de la Fiscalía.

También contempla que de ahora en adelante, senadores, Representantes, diputados y concejales, solo podrán ser elegidos por dos periodos.

Otro aspecto y con esto termino, es que la Registraduría que no se modificará, deberá tomar acciones para implementar rápidamente el voto electrónico y los sistemas de identificación biométrica.

Voto electrónico que es el mecanismo que permite que se roben las elecciones en cualquier país, pues el que maneja el sistema es el dueño del destino electoral.

A propósito quiero recordar estas palabras del experto y dueño de Microsoft, Bill Gates sobre el voto electrónico:  “El voto no puede depender de un sistema digital porque este es absolutamente vulnerable, al igual que cualquier sistema digital. Pero además NO ES SECRETO, NO ES UNIVERSAL Y JAMÁS SE PODRÍA AUDITAR EL RESULTADO”.

Cada vez que se le aprueba algo a las FARC en el congreso con el mecanismo inconstitucional de Fast Track, uno cree llegamos a la tapa, que no hay nada peor. Pero con esta reforma, el gobierno entrega en bandeja de plata el sistema electoral colombiano, para garantizar la llegada de las FARC al poder legislativo y Ejecutivo.