isagen

Por: Santiago Castro
Hora de la Verdad
@sjcastroagudelo

La nueva economía colombiana aún no despega y vienen importantísimas inversiones y aumento de gastos en pleno año electoral, cuando la merlmeda se reparte en la tostada por lado y lado. Sin embargo, las cifras preocupan y el desempeño general de todos los sectores deja mucho que desear. En la más reciente encuesta de la Federación Nacional de Comerciantes, para el mes de enero, el 26% de los encuestados reportó que sus ventas bajaron y el 35% que habían sido aceptables. En el mes de diciembre el 19 % habían reportado que sus ventas bajaron y el 38% que habían sido aceptables. Esto va de la mano del índice de confianza del consumidor, que en el mes de diciembre había caído 10,7%. Los hogares están gastando menos, pues no confían en el desempeño económico, tal como lo indican las más recientes encuestas de opinión pública, donde queda claro que para los encuestados la economía va por mal camino.

Como si esto fuera poco, Juan José Echavarría, Gerente del Banco de la República, en seminario con banqueros, empresarios y representantes del gobierno, expresó que la corrupción afectará sin lugar a dudas el comportamiento de la economía, afirmó que “sería mejor no tener malas noticias ni económicas ni políticas, pero las tenemos”. De igual modo, expresó que “el gobierno gasta más de lo que los analistas quisiéramos”. Por su parte, tanto Fedesarrollo como ANIF sugieren en que si bien la reforma tributaria pudo haber evitado una crisis muy compleja, no parece ser suficiente si el gobierno no modera el gasto, por lo cual anuncian que en dos años tendría que aprobarse una nueva reforma.

El ministro de Hacienda insiste en que la venta de ISAGEN permitió un crecimiento económico cercano al 2% y que sin la misma el crecimiento económico hubiera sido cercano al 1,4%. Olvida el ministro que en el tercer trimestre del año pasado el crecimiento fue del 1,2% y que el dato del último trimestre aún no lo conocemos.

Para el FMI el costo anual de la corrupción en Colombia es del 4% del PIB y a esto hay que sumarle un gobierno que gasta de manera irresponsable lo que no tiene e informa al gobierno que venga que tendrá que buscar recursos pues no le dejará nada. Prosperidad para todos.