odebrecht-1

Por: Santiago Castro
Hora de la Verdad
@sjcastroagudelo

Odebrecht tiene a más de uno con los pelos de punta y la locomotora de la infraestructura puede estar al borde del colapso. Lo hemos dicho aquí en La Hora de la Verdad, se trata de la punta de un iceberg y la confianza inversionista está en veremos. Lo más grave del asunto es que al parecer no hay un soporte institucional para evitar que se vuelvan a presentar casos como este. En entrevista con la revista Dinero, Luis Fernando Andrado, Presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura, respondió “nosotros no podemos evitar que una compañía poague un soborno en otro lado. Es que ni siquiera se lo tiene que pagara al gobierno nacional, podría hacerlo a una gobernación o una alcaldía.

En 4G está claro como son los contratos. No podemos evitar que haya un delito, no tenemos las herramientas para hacerlo”. De igual modo, reconoció que prácticamente toda la banca ha participado en el cierre financiero de varios proyectos 4G, incluído la ruta al sol, aunque insiste en que los recursos no se perderán. Indicó “… no creo que los bancos pierdan un solo peso. El hecho de que se liquide un contrato no quieire decir que no se paguen. En Colombia hay que pagar por lo que se ha hecho.

Pierden el derecho a las utilidades, pero todo lo que hayan hecho en obra hay que pagárselos. Ninguno de estos escenarios, ni la cesión ni la nulidad definitiva del contrato, deben llevar a pérdidas del sistema financiero”. Amanecerá y veremos.

Los consumidores desconfían de la economía y, tal como lo informamos la semana pasada, el índice de confianza al consumidor cayó 11,7 % entre diciembre de 2015 y diciembre de 2016. Además, el consumo en Colombia se estancó. De manera que la corrupción se está llevando billones de pesos destinados para la infraestructura, una de las locomotoras de Santos, y los consumidores prefieren restringir sus gastos y ven con pesimismo el futuro de esta nueva economía. Por cierto ¿Qué pasa con el dato de crecimiento del último trimestre de 2016 señor Perfetti? Prosperidad para todos.