El mundo atónito

juan-manuel-santos-en-oslo

Cuando el líder del Comité Nobel de Noruega, Kaci Kullmann Five, anunció la decisión de otorgar el Premio Nobel de la Paz 2016 al presidente colombiano Juan Manuel Santos el 6 de octubre, los observadores de todo el mundo quedaron atónitos.

El titular italiano de Corriere della Sera cuestionó si la elección tenía sentido

El Mundo de España lo llamó inapropiado

Y el Wall Street Journal lo calificó de extraño.

El rechazo del Pueblo colombiano

Después de todo, Santos recibió el premio por su participación en un proceso de paz de seis años con el grupo narcoterrorista colombiano FARC, que fue rechazado por el pueblo colombiano.

En un plebiscito del 2 de octubre, sólo el 17 por ciento del electorado lo aprobó. Kullmann Five argumentó que el premio fue otorgado para honrar el trabajo que se había hecho – con Noruega sirviendo como garante – y alentar a los esfuerzos de paz.

Pero la verdadera razón de la extraña decisión podría encontrarse, como ha ocurrido en muchos de los países extranjeros involucrados en el dudoso proceso de paz de Colombia, en intereses económicos -específicamente, el petróleo.

Antes de su posición en el comité del Nobel, kaci Kullmann Five, sirvió como vicepresidente de la junta directiva de Statoil, la compañía petrolera más grande de Noruega, de 2003-2007. El gobierno noruego, que desempeñó un papel clave en las negociaciones como uno de los dos garantes, es el accionista mayoritario de Statoil.

Y en 2014, bajo el gobierno de Juan Manuel Santos, Statoil obtuvo una licencia para exploración petrolífera off-shore en el Mar Caribe, marcando su entrada en el mercado petrolero colombiano.

El señor Aronson

Bernard-aronson.jpg

No es de extrañar que las personas y los países dedicados al acuerdo de paz estén vinculados a compañías petroleras con un interés significativo en Colombia y dependientes de las licencias y concesiones petroleras del gobierno de Santos. En un artículo del 12 de marzo de 2016, se informó sobre el conflicto de intereses de Bernard Aronson enviado de EE.UU. a las conversaciones celebradas en La Habana. Aronson es el fundador y socio gerente de Acon Investments, una firma de capital privado que tiene una participación mayoritaria en Vetra Energia. La inversión de Vetra en Colombia es el resultado de las concesiones otorgadas por el gobierno en 2010 y 2012. (1)

El extraño papel de Suiza
En un artículo del 2 de agosto de 2016, se informó sobre el extraño papel que Suiza desempeñó en las conversaciones de paz, aceptando el acuerdo firmado entre Santos y las FARC para depositarlo en su Consejo Federal -una medida prematura, ya que el documento fue rechazado por los votantes . El papel de Suiza también parece motivado por el interés económico en el petróleo, ya que las empresas de comercio de materias primas suizas -que generan el cuatro por ciento del PIB suizo- invirtieron miles de millones de dólares en las industrias petroleras y de carbón de Colombia gracias a las concesiones del gobierno de Santos.

Statoil fue declarado culpable

statoil-station

Statoil fue declarado culpable de corrupción por un tribunal noruego por sobornar a figuras políticas iraníes para obtener contratos petroleros. En 2006, la compañía resolvió un caso con autoridades estadounidenses relacionadas con el mismo incidente, pagando una multa de USD 21 millones y admitiendo sobornar a funcionarios públicos iraníes para obtener contratos y obtener información confidencial.

Tras el escándalo, el diario británico The Telegraph citó a Kullmann Five, quien fue el portavoz del Consejo de Administración, diciendo que la compañía planeaba continuar con sus actividades internacionales “con un vigor ininterrumpido”.

Cuando el ex miembro del consejo de Statoil convertido en líder del Comité Nobel anunció la concesión del Premio Nobel a Santos, un público desconcertado especuló sobre sus motivaciones. Ciertamente, no fue por la gran contribución de Santos a la paz, habiendo gastado seis años y miles de millones de pesos en un proyecto fracasado. Algunos especularon que el Comité deseaba recompensar los propios esfuerzos de Noruega en el proceso de paz.

Pero la asociación de Kullmann Five con la petrolera estatal y sus recientes concesiones de perforación de Colombia sugieren una motivación más material. Y aunque no hay evidencia de soborno en este caso, podría ser un ejemplo mas de la retribución de “la paz”.
* Lia Fowler es una periodista estadounidense y ex Agente Especial del FBI.