CORTE SUPREMA DE JUSTICIA.jpg

Por: D´Mar Córdoba Salamanca – Codirector La Barca de William Calderón
@demarcordoba

Luego de más de ocho horas de debate la Corte Constitucional dejó al país en espera de una decisión que es considerada de absoluta trascendencia e importancia para la institucionalidad, la democracia y la guarda de la misma constitución de 1991; que se vería gravemente modificada por el mecanismo Fast Track para aprobar las leyes que la narco guerrilla de las FARC presente de la mano del gobierno Santos para, como dicen ellos, implementar los acuerdos; los mismos acuerdos que fueron rechazados por más de 6 millones y medio de Colombianos el 02 de octubre y que el presidente Nobel de Paz desconoció de manera lamentable.

Aunque muchos medios de comunicación se aventuraron a decir que habría decisión de la corte este lunes, llegada la tarde – noche, los magistrados expresaron que no lograron un consenso para pronunciarse sobre el Fast Track, que entre otras cosas, permite que actos legislativos que son modificatorios de la constitución se tramiten en 4 debates y una sola legislatura y No como lo estipula nuestra constitución en 8 debates y dos legislaturas, también le da facultades especiales para legislar al presidente Santos, algo así como una ley habilitante como la que se ha usado en Venezuela para eliminar la democracia.

constitucion-91-a

Pero cómo están las cosas en la Corte?

De acuerdo con algunas fuentes de la Hora de la Verdad, la sala está dividida en tres bloques. Uno que cree que el Fast Track se puede aprobar tal y cómo está; otro sector que dice que se necesita participación ciudadana y por último otro que indica que se requiere de un voto directo de los ciudadanos, lo que sería consultar a los colombianos vía plebiscito por los acuerdos con las FARC.

Por ahora, tenemos que hoy desde las 9:15 la Corte se reunirá y probablemente se pronuncie sobre el Fast Track

Esperamos los colombianos que defendemos la democracia y sus instituciones que la Corte actúe como lo que debe ser, como la guarda de la Carta magna para defenderla de los intereses políticos de las FARC y del mismo mandatario.