JORGE ENRIQUE VELEZ

Por William Calderón Zuluaga
@BarberiaBarca

El estudioso jurista José Ferney Paz Quintero practicó una aguda profilaxis a la última revelación de La Barca de Calderón sobre presuntos manejos inescrupulosos hechos desde importantes entidades en donde se indaga por actividades non santas desde la Justicia y la Superintendencia de Notariado y Registro a espaldas del insobornable superintendente Jorge Enrique Vélez García.

Adenda Uno
Respuestas claras es lo que la comunidad judicial y la sociedad sana del país esperan respecto a los graves hechos relacionados en la columna La Barca de Calderón, en la que se alude a serios rumores de actos de indelicadeza administrativa en la Dirección ejecutiva de administración judicial y en la Súper de notariado en los pasos previos a millonarias contrataciones.
Bien mal que está la credibilidad social frente al estamento judicial, tocando ahora su parte administrativa, que pareciera que ellos mismos se están encargando de ahondar esa crisis del sector justicia en lo que tiene que ver con la ejecución presupuestal en materia de contratación.

INDAGACIONES SUMARIAS
Dichas denuncias no pueden quedar en letras de molde, y en el solo olfato inquisitivo del comunicador, requiriéndose de explicaciones por parte del organismo cuestionado y de su instancia superior, con indagaciones sumarias por parte de los entes de control o las publicitadas IAS (Procuraduría, Contraloría, Fiscalía), para despejar esas incógnitas en un área tan sentida como lo es la de la justicia. Como quiera que en esa columna se formulaban unos interrogantes, saludable sería que no se nos dieran respuestas muertas a preguntas vivas.

RENDICION DE CUENTAS
Conveniente recordar que hoy por hoy se impone la rendición de cuentas de la justicia en todas sus aéreas delante de la sociedad civil, por aquello que la soberanía de la Republica reside en el pueblo, principio olvidado por los funcionarios estatales. Así las cosas, puede aplicarse el pasaje bíblico: “bien mal que estamos y tú, Pedro, cortando orejas”.

Adenda dos:
A propósito del tema justicial, ¿cuándo se integrará la Comisión Nacional de Disciplina judicial que ejercerá funciones jurisdiccionales disciplinarias sobre los funcionarios y empleados de la rama judicial, como lo ordena el artículo 257 de la constitución? ¿El por qué de tanta dilación? ¿La razón para no darle la importancia que esta disciplina representa para el correcto ejercicio jurisdiccional?

El estamento jurídico sólo demanda que allí se llegue por el conocimiento, por la experiencia profesional, la respetabilidad en el medio social y gremial, como el compromiso con el país en la escogencia que por mandato constitucional le corresponde al Congreso en pleno.

Para información de los amables lectores de La Barca de Calderón los remito al escrito al que hace alusión el valiente magistrado.