agua-santa-marta

Por William Calderón Zuluaga
@BarberiaBarca

Los colombianos ya sabemos que a este gobierno sólo se le puede y se le debe creer todo lo contrario de lo que dice y de lo que promete.

Si el presidente Juampa manda a su ministra de trabajo, Clara López. a que pregone a los cuatro vientos que no serán gravadas las mesadas de los pensionados, en la antipática reforma laboral, los jubiladitos pueden sentarse a esperar que se les aplique el descarado y abusivo tributo para enjugar el déficit fiscal. Qué descaro el de este régimen!.

Santos ya le puso “conejo” a los pensionados, en su pasada campaña reeleccionista: les prometió bajarles del 12 al 4 por ciento el aporte para salud y a la horade la verdad les hizo pistola. ¡Infame esta práctica electorera!

OTRO PROMESERO EN LO SUYO

Ahora Santos ha mandado a su ministro de hacienda, Mauricio Cárdenas. a prometer que no se gravará con nuevos tributos ningún artículo de la canasta familiar. Pura paja!
El favorecedor de “Dragacol” se ha inventado un recurso para joder a los más pobres a través de la reforma tributaria que inicia su trámite en el Congreso, a cuyos integrantes les importa un bledo la suerte de las clases populares.

Sencillamente, se le pondrá una repugnante carga tributaria a los tenderos de las zonas populares y estos, a su turno, le endosarán los nuevos impuestos a los pobres vecinos, sus fieles clientes, que verán subir como espuma cervecera los precios de los artículos de primera necesidad que, en la mayoría de los casos, retiran al fiado de la tiendecitas. ¡Qué cobarde estrategia la de este burócrata que atropella desde el poder a los más necesitados!

LA OPINIÓN DE UN LÍDER

Corresponde al gran caballero Antonio Guihur Porto, el admirado adalid de todas las causas relacionadas con los pensionados de Colombia, y dice a la letra, refiriéndose a la pretendida “bancarización” de los pequeños comercios barriales que se inventó el tal Cárdenas:

La estúpida idea del maquiavélico y perverso ministro de hacienda de bancarizar a las tiendas de barrios para que las personas paguen con tarjetas sus frecuentes “compritas” diarias, solamente puede provenir de un imbécil que tal vez por su condición de oligarca nunca ha comprado una bolsa de leche y un pan en una tienda de barrio. Si en los grandes almacenes de cadena muchas veces cuando se va a pagar con tarjeta una compra de $ 20.000 la rechazan porque solamente aceptan pagar con tarjetas para compras superiores a $ 50.000; qué se dejará para las tiendas de barrio cuando el valor de la compra es de $ 4.500)?

APLAUSOS PARA ESTA GRAN COLUMNA

gustavo-alvarez-gardeazabal

La publicó el martes último, en el tabloide ADN, el escritor y periodista Gustavo Alvarez Gardeazábal, y dice así:

CONTRA LOS POBRES
En una demostración más de que el carácter oligárquico del gobernante es lo que lo mueve a buscar soluciones, el ministro de Hacienda , a nombre del Nobel de Paz, ha querido declararle la guerra a los bolsillos de los pobres con la Reforma Tributaria.

En su afán de montar una tabla de impuestos contra los pobres, y de bancarizar totalmente la economía ,han anunciado que crearán el “ monotributo” para que desde peluqueros hasta tenderos paguen IVA y renta. Además, los obligarán a facturar electrónicamente y, obviamente, a sacar cuenta en los bancos para que no manejen plata en efectivo.

Eso es tener pensamiento y actitud oligárquicas. Eso es hacer una reforma tributaria contra los pobres. Ya veremos a las amas de casa, en las miles de tiendas de barriadas que hay en Colombia, yendo a pagar la gota de aceite, el plátano y la libra de arroz, cuando no la de fríjoles o el paquete de pastas, con una tarjeta bancaria o buscando una vecina que se las preste para no morirse de hambre por no tener tarjeta para comprar en la tienda.

Eso es pensar y actuar como oligarcas .Eso es tratar de cambiar las costumbres del pueblo colombiano para joder a los pobres y favorecer a los ricos. Y como no solamente van contra peluqueros y tenderos, sino que a todos los colombianos nos suben el IVA al 19% y se lo meten a la canasta familiar y a los cuadernos y a todo lo que usted facture, el daño se evidencia.

En otro país los pobres serían defendidos por los congresistas. En Colombia son senadores y representantes los que van a aprobar esa reforma porque ellos son tan oligarcas como el gobernante que la presenta, y no les importa joder a los pobres con tal de tener con qué gastar y con que les den mermelada.