luis-alfredo-ramos-ii
Luís Alfredo Ramos – Ex gobernador de Antioquia 

Por William Calderón Zuluaga
@BarberiaBarca

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia parece inclinada a dilatar una decisión final al proceso que le sigue desde 2013 al ex ministro conservador antioqueño Luis Alfredo Ramos Botero por supuestos vínculos con el paramilitarismo.

Así ven su situación, al menos, personas amigas que lo visitan con alguna frecuencia en su confinamiento del Cantón Militar de Usaquén, en el norte de Bogotá, donde está recluido hace más de tres años, sin que se vislumbre una perspectiva de libertad.

Ultima vista pública del año
Los relacionados con el ex alcalde de Medellín, ex gobernador de Antioquia, ex ministro de Comercio Exterior, ex presidente del Congreso de la República y ex gerente de Cervecería Unión fundamentan su denuncia sobre la táctica dilatoria en el hecho de que se le acabe de notificar que su próxima audiencia para él, en la Corte, ha sido programada para el 15 de diciembre, o sea unas horas antes de que comience la vacancia judicial con motivo del largo receso que abarca la última quincena del año que concluye y la primera del año nuevo. Una vista pública señalada con tres meses de anticipación. ¡Qué infamia!

El cartel de los falsos testigos
En su cautiverio de las caballerizas usaquenses, el dirigente político paisa insiste una y otra vez en su inocencia y trata de demostrar que es víctima de una persecución montada sobre un libreto redactado a varias manos por los mezquinos integrantes del llamado “Cartel de los falsos testigos”.

Entre los visitantes de Ramos Botero figura el ex procurador Carlos Jiménez Gómez, su paisano y amigo de siempre, que le da ánimos para que aguarde con optimismo un veredicto que ojalá le sea favorable.

Su hijo homónimo heredó la curul que detentó por varios períodos en el Senado y su familia espera tenerlo de regreso en el hogar del sector de El Poblado de un momento a otro, aunque la estrategia dilatoria de la Corte haga pensar todo lo contrario a sus seres queridos.

Como decía el famoso “Tuerto” Figueroa, ¡amanecerá y veremos!.